14.2.22

¿QUÉ NOS DICEN SOBRE EL AMOR "LOS MEJORES LIBROS DE ROMANCE DEL 2021"?

¡Feliz febrero! ¡Feliz mes del amor! Hoy les traigo una entrada que me emociona MUCHÍSIMO. Leí todos los libros de la lista de los mejores libros de romance del 2021 de los Goodreads Choice Awards. O sea, "lo mejor de romance" de acuerdo a Goodreads (esta aplicación y sitio web ideal para lectorxs). Tras estas 20 lecturas, les traigo un análisis sobre qué nos dicen estos libros sobre el género literario de romance y sobre amor en el siglo XXI, particularmente en el año pasado. ¡Veamos qué descubrí!

ACLARACIÓN: Hay 4 libros de esta lista que abandoné tras varios capítulos: The Ex Hex (todos sus elementos de brujería no fueron de mi estilo), Neon Gods (le tenía muchas ganas pero no me gustó para nada lo que leí, así que lo dejé), Una Última Parada (ansiaba leerlo tras haber amado el libro anterior de la autora, Rojo, Blanco y Sangre Azul, pero se me hizo tan leeeeento y aburrido), y The Spanish Love Deception (no me gustó para nada).


PROBLEMA: sexo con poco consentimiento y cero preservativos


Mientras leía estos 20 libros, estuve muy atenta al diálogo que tomaba lugar durante las escenas de sexo. Algunas de estas novelas eran más explícitas que otras, pero todas tocaban el tema, y debo decir que lo hicieron de maneras bastante irresponsables e incluso peligrosas. Gran parte de los libros de romance de hoy buscan centrar cualquier historia de amor en una base inequívoca, evidente e inapelable: la atracción sexual. Siempre parece ser brutalmente obvio que dos personajes se atraen, y usualmente eso difumina todo lo demás. ¿Problemas de ira? ¿Mala comunicación? ¿Celos? Todo problema es opacado por el hecho de que desean terminar enmarañados en la cama. El sexo parece ser el fin último de todos estos libros, el momento en el que el amor realmente culmina. El contrato final. La instancia decisiva de que dos personajes se aman. Es allí que se confiesan sus sentimientos el uno por el otro, y no antes. La cama es el punto de inflexión.


Más allá de mis objeciones a las nociones problemáticas sobre el sexo que estos libros alimentan, tengo dos quejas que quiero compartir con ustedes. Primero, que este apetito sexual que supuestamente es imposible ignorar y que es más fuerte que todo (incluso que de la sana necesidad de comunicar sentimientos) suele terminar en relaciones sexuales con poco consentimiento. Solo en uno de estos libros no encontré ningún tipo de consentimiento femenino, pero el resto de los libros al menos intentó dejar implícito que ambos individuos querían tener sexo. Sin embargo, la mujer usualmente está "demasiado excitada para hablar" o "asiente desesperadamente porque no quiere desperdiciar tiempo hablando" o deja por implícito para el chico y para la audiencia que efectivamente desea tener sexo. Está bien, supongo que todxs nos quedamos con la versión de los hechos en la que esto es así. Pero el problema persiste. Es IMPORTANTÍSIMO que mostremos de manera EXPLÍCITA el consentimiento a la hora de tener relaciones sexuales. Preguntas como "¿esto está bien?", "¿querés hacer esto?" o "¿sigo?" son claves y deberíamos leerlas incluso más de una vez en la escena. ¡Y eso no es todo! No basta con que el chico lo pregunte y digamos "Aaawww, ¡qué tierno! ¡Qué buen gesto de su parte!". Tenemos que escuchar a la mujer responder. Tenemos que verlo en el papel. Porque si no podemos hacer eso en la ficción, mucho menos podremos aplicarlo en nuestra vida real. El consentimiento no debe ser implícito.


Segundo, esta atracción sexual imparable a menudo conduce a los personajes a dejar lo que sea que están haciendo y tener sexo sin preservativos o menciones de métodos anticonceptivos. Mi gran queja hacia esto es la aparente desesperación con la que estas 20 novelas buscaban escribir escenas de sexo sin preservativos. En algunos casos, escribían excusas válidas y tocaban el tema de manera responsable. Me atrevo a nombrar It Happened One Summer como ejemplo, pero tampoco es fenomenal. Todos estos libros buscaban que sus personajes tuvieran sexo sin protección. Parecía una especie de competencia entre ellos, una pelea para ver quién escribía la escena más proclive a enfermedades de transmisión sexual o embarazos. ¡Y ni siquiera se molestaban en idear justificaciones plausibles!


Ahora, estoy lejos de desear el celibato en la ficción. No quiero que estos párrafos se lean como un pedido de censura, un grito conservador o un chillido horrorizado. Estos son libros de romance, con todo lo que ello implica para el género literario. Pero si vamos a tener novelas con escenas sexuales explícitas, es importante que seamos responsables. Incluso que discutamos las decisiones irresponsables. Es importante que la ficción funcione como un espacio educativo y del cual obtener lecciones y perspectivas que luego replicar en la vida real. ¿Acaso la realidad refleja la ficción o la ficción refleja la realidad? Ambas, creo yo. Somos sumamente vulnerables e influenciables por los libros que leemos, por lo que es vital que encontremos en ello algo que no nos termine dañando. Disfrutar la lectura, sí, y no volver de ella un espacio educativo e informativo aburrido. Pero el sexo no debe ser un tema implícito. Los pensamientos y emociones de sus participantes no deben estar implícitos. Sus riesgos no deben estar implícitos. Porque luego terminamos en problemas explícitos que no sabemos cómo comenzar a solucionar.


PROBLEMA: solo 2 romances LGBTQ+


De un total de 20 libros, uno pensaría que más que 2 tendrían representación LGBTQ+. ¡Peeeero no! Solo 2 novelas de esta lista son romances LGBTQ+. Primero, Una Última Parada, un romance entre dos mujeres con una premisa súper inusual, y luego, The Charm Offensive, un libro increíble que debería ser el próximo Rojo, Blanco y Sangre Azul. Y no es que no se hayan publicado libros de romance LGBTQ+ en el 2021 o que no tuvieran éxito. Al contrario, cada año encontramos más novelas del estilo. Si esto es por decisión de Goodreads, me parece vergonzoso que no se hayan incluido más libros que protagonistas de la comunidad LGBTQ+ y sus respectivas historias de amor. Si realmente se trata de que estos son los libros más leídos, entonces es una lástima, porque deberíamos diversificar nuestras estanterías, ¿no creen? Además, gran parte de estas novelas parten de clichés de romance que ya hemos leído mil veces antes. ¿Por qué no colocar como protagonistas a quienes por siglos no han recibido el reflector? TODXS merecen verse reflejados en la literatura, y ya es hora de que amplifiquemos las voces narrativas del "romance del siglo XXI". Vivimos en un mundo diverso. Parece que lo sabemos pero que el mundo de los libros todavía no se ha enterado :(


PROBLEMA: hombres inaccesibles en vez del "chico malo"


Crecí leyendo libros de romance donde la chica "distinta a las demás" se enamora del "chico malo", ese hombre posesivo, territorial, celoso y bastante tóxico que la maltrata hasta que se da cuenta de que tiene sentimientos por ella. Por suerte, los libros de hoy reconocen que estos "chicos malos" son un concepto romantizado bastante problemático. Ya no está taaaann de moda celebrar y glorificar al hombre que se comporta de manera cruel y dañina con la protagonista femenina. Sin embargo, parece que somos incapaces de erradicar del todo este cliché. Al fin y al cabo, ¿qué sería de la trama de "de enemigos a amantes" que tanto nos gusta? Por eso, hemos reemplazado al chico tóxico por "el chico inaccesible". Frío. Reservado. Cruel con muchas personas excepto con ella. Con altas barreras que esconden sus sentimientos. Excepto con ella. ¡Y eso también es un problema! The Love Hypothesis es un gran ejemplo de ello. No está bien justificar las malas acciones de un personaje solo porque es distinto y bueno con la protagonista. Ser frío y privado es una característica usual, pero no por eso debemos romantizarla. No hay por qué justificar al personaje masculino en sus crueldades. Porque no queremos perdonárselas a nadie en la vida real. Necesitamos mejores chicos literarios. Está genial que el "chico malo" vaya desapareciendo de nuestras listas de "novios literarios", pero no hay por qué reemplazarlo por el "chico frío", el "chico cruel" o el "chico reservado". Hay que reemplazarlo por "chicos". Reales. Humanos. Genuinos. Tal como lo deseamos con todo personaje literario.


PROBLEMA: chicas que solo son "distintas a las demás"


En casi todos estos libros, la base de la personalidad de la protagonista femenina es el hecho de que es "extraña". En The Love Hypothesis, se habla constantemente sobre los peculiares, bizarros, inusuales, exóticos y embarazosos gustos de Olive. ¡Qué chica tan única! Vamos, que esa es el único componente de la protagonista de Segundas Primeras Impresiones. Chicas con preferencias alimenticias coloridas y raras, intensas pasiones por cosas peculiares, o protagonistas que se visten de una manera casi ridícula o al menos llamativa como en Act Your Age, Eve Brown... La mayoría de las personalidades de los personajes femeninos en estas novelas nace en el hecho de que son "distintas a las demás". Nadie comprende su humor, todxs se ríen de su sabor de helado favorito o de sus colores de pelo... Incomprendidas. Inigualables. Diferentes. Sin embargo, todas se sienten iguales.

Tras leer estos 20 libros, sentí que en gran parte estaba leyendo sobre la misma protagonista femenina, solo que con otro nombre y descripción física. Una y otra vez. ¡Todas se sentían idénticas! Existían pequeños rasgos distintivos, pero su arco narrativo giraba en torno al hecho de que supuestamente eran distintas a cualquier otra mujer. Durante siglos, el personaje femenino ha sido escrito por hombres y moldeado mediante paradigmas masculinos. Queremos ver personajes femeninos reales. Genuinos. Mujeres ambiciosas, aventureras, tímidas, influencers, jefas, celosas, altruistas, egoístas... Todo lo que quieran ser. Porque eso sería honesto. Sí, todxs somos diferentes. ¡Todxs tenemos gustos extraños! Esa es la gracia de la vida y de la unicidad de cada unx de nosotrxs. Y es hora de que los personajes femeninos puedan ser mucho más que "chicas con gustos inusuales". Todas tenemos gustos inusuales. La clave yace en que somos mucho más que eso, y así es como se podrían escribir personajes más humanos y menos caricaturescos.


PROBLEMA: "de enemigos (ridículos y tóxicos) a amantes"


¡Y aquí está el cliché que todxs aman! ¿Por qué están más de moda estas historias en vez de las tramas de "de amigxs a amantes"? Solo People We Meet on Vacation explora una relación que va de la amistad al amor, y ni siquiera responde a las tramas convencionales de este cliché. Por supuesto, cada quien con sus gustos (ante mi desagrado con el cliché de "de enemigxs a amantes", prefiero leer sobre amigos que se convierten en más que amigxs). ¿Pero no les resulta peculiar que abunden los romances que inician en la enemistad, el odio y la rivalidad? ¿Y qué hay de esos libros que sí nos hablan de la amistad?


Por supuesto, entiendo el atractivo de este cliché. El juego de negar los sentimientos, ir de acá para allá, empezar como rivales y luego enamorarse... ¡Es una gran trama! No obstante, creo que este cliché estaría mucho mejor si fuese "de rivales a amantes" en vez de utilizar el término "enemigos". ¿Por qué? Porque las rivalidades son mucho más comunes en la vida real que las archi-enemistades, sobre todo en este tipo de relatos. Como en The Ex Talk, donde los protagonistas se resienten, se han juzgado mal mutuamente y tienen prejuicios errados sobre el otro, y se pelean a un nivel normal. Aquellas tramas de odio masivo e injustificado no son realistas. Nadie solo va por el mundo odiando a alguien con semejante intensidad sin tener una razón. Usualmente, estas novelas no ofrecen justificación suficiente. En cambio, tenemos relatos de enemigos que se detestan con todo su ser pero sin pararse a pensar realmente si eso es un comportamiento que veríamos en la vida real. Y la verdad es que no es para nada realista. Romantizar este odio que ya de por sí es poco sincero es problemático. Romantizar el odio es peligroso. Por supuesto, eso es evidente cuando se trata de acciones violentas o actos de odio tangibles, pero también aplica a oraciones, formas de pensar y descripciones en libros. Porque eso es algo que internalizamos. ¿Una rivalidad divertida y que puede sucumbir a la hora de conocerse mejor y dejar de lado los prejuicios? Eso es inofensivo y divertido. ¿Un odio desproporcionado sin justificación y violencia verbal? Eso ya no tiene sentido en una historia.


PROBLEMA: mujeres de éxito invisible


Me llamó la atención cómo la mayoría de estas novelas retratan a protagonistas femeninas exitosas en sus respectivas áreas laborales. Una Youtuber famosa (Life's Too Short), una blogger de viajes que trabaja en una de las revistas de turismo más famosas del mundo (People We Meet on Vacation), una productora de radio (The Ex Talk), editoras, actrices famosas, científicas (The Love Hypothesis), escritoras best-seller (Seven Days in June)... Incluso una mujer que es increíble en manejar un hogar de retiro (Segundas Primeras Impresiones). Muchas de estas novelas inician presentando a estas mujeres trabajadoras que se lucen en sus ámbitos laborales. ¡Y eso está genial! Me hizo muy feliz ver que casi todos estos libros empezaban así. No obstante, no siempre vemos esto luego de los primeros capítulos. Tras la presentación de la protagonista, su trabajo se vuelve un tema de fondo, algo que rara vez la vemos hacer o que no se considera. No vemos a estas mujeres ser exitosas en sus trabajos, sino que solo nos lo dice la página. Este no es el tipo de personaje femenino que necesitamos. Decir "esta chica ama su trabajo y es genial en lo que hace" es magnífico, pero no es suficiente. Es hora de que podamos verlo, leerlo en sus pensamientos y ver cómo esta arista se permea en otros aspectos de la vida. Porque así es la realidad. No debemos adornar a nuestros personajes femeninos con historias invisibles de éxito y ambición. Hay que darles el protagonismo y dejarlas ser entes reales y humanos.


PROBLEMA: personajes blancos y caricaturas para el resto del mundo


La mayor parte de estos libros de romance está protagonizado por personajes blancos, lo cual claaaramente no es muy representativo que digamos del mundo diverso en el que vivimos. ¿Cuándo veremos a personajes de otras nacionalidades y culturas en el centro de las historias de amor? Además, otro gran problema con esto es el hecho de que varios de estos libros incluían algún tipo de representación, pero lo hicieron de una manera superficial, estereotípica y de segundo plano. Como caricaturas. Algunos de estos 20 libros cuentan con personajes de otros países y culturas, pero lo único que obtenemos al respecto es alguna que otra oración sobre el color de su piel, su nombre o alguna que otra broma o norma social. Y ESO ES TODO. Necesitamos mejor representación que esta, no solo una caricatura de lo que es el mundo. La única excepción (y antítesis) a todo esto es Seven Days in June, un libro increíble en todo sentido y que sin duda deberían leer.


PROBLEMA: cuerpos hegemónicos que no son hegemónicos


Un último punto que noté con estas 20 novelas es que todas (excepto Act Your Age, Eve Brown) están protagonizadas por ciertos tipos de cuerpos. Blancos, altos y flacos. Pero más allá de este gran problema, existe otro que me llamó mucho la atención, sobre todo porque antes no era tan común. ¿De qué esto hablando? Verán, la personalidad de la mayoría de los protagonistas masculinos de estos libros era ser "enorme". Musculosos, cuerpos enormes, altos y... bueno, ya saben dónde más. Esa es toda la personalidad de Adam en The Love Hypothesis. Ser enorme. Enorme. Enorme. Enorme. Vamos, está perfecto si esto va a ser parte de tu novela, pero me llamó la atención cómo todos estos libros apuntaban a ello. Al final, solo quedaban personajes masculinos fríos, que inicialmente iniciaban como rivales y que tenían algún que otro componente más en su personalidad además de ser "grandes". ¡Todo se trataba de su tamaño! ¡Era mencionado varias veces en cada escena! Y de nuevo, allá van nociones que de a poco vamos internalizando...



4 comentarios:

  1. ¡Hola! Muchas gracias por darnos a conocer todos estos libritos. Yo soy una gran fanática de las historias de amor así que espero leer más de uno. Eso sí, intento huir de las historias tóxicas. Un besote :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Pues sí que me gusta leer historias románticas, aunque en mi caso me suelo guiar por si los personajes son LGBT así que ese es un problema con el que no me suelo cruzar a menudo. En el tema del sexo, es algo en lo que coincido: siempre estoy pendiente de leer si se menciona el uso de protección y debo reconocer que en los libros que he leído con escenas hot sí que los han usado, quitando alguna excepción pero suelen ser novelas de fantasía dónde este tipo de anticonceptivos no están al alcance de todos. Con lo del protagonista masculino inaccesible no estoy de acuerdo. Sí que es verdad que me gusta que haya habido ese cambio de intentar vender el cliché del chico malo, pero no creo que este chico inaccesible sea un sustituto. Personalmente tengo una personalidad similar y leer este tipo de novelas me genera alegría. Lo que sí que me saca de quicio es lo de la protagonista única, diferente, nunca visto, etc... realmente ese es un cliché que lleva existiendo en la literatura juvenil años y al que nunca le he visto el appeal. Sobre todo porque en muchísimos casos tiran de cosas comunes; como el color de pelo que mencionas. En general, me ha resultado una entrada muy interesante y con mucho trabajo detrás, así que enhorabuena.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Me encantó tu análisis, nunca se me hubiese ocurrido algo así. Coincido en gran parte con lo que decís (especialmente con el personaje femenino y el tema de que nunca exploran lo "exitosas" que son), salvo algunos puntos en el que tengo una opinión diferente, por ejemplo, ¿por qué todos los libros de romance tienen que tener escenas de sexo? ¡Los asexuales con interés romántico existen!
    La otra cosa tiene que ver con el protagonista masculino "inaccesible". No veo algo malo en que haya personajes (tanto masculinos como femeninos) que sean fríos o reservados en apariencia y luego se demuestre que no es tan así. La mayoría de los introvertidos tienen esas características y no por eso son malas personas...
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Hola!! pues sí, hay muchas cosas de las que si me he dado cuenta, pero que no me he puesto a analizar como que la protagonista está demasiado excitada para decir un simple si o que el chico pregunte si esta bien lo que está haciendo y la protección en algunos lo he leído y en otros no, la calentura domina a los personajes. Lo del uso de los clichés, también, algunos no son tan enemies to lovers y son más de rivales a amantes y eso no se delimita bien. Otra cosa que yo también me he puesto a pensar es porque no mencionan que les llega la regla, esa parte característica de una mujer queda en el olvido en la mayoría de libros. Uff es que muy buena entrada que da mucho para comentar.

    ResponderEliminar

¡Pssst! Sí, vos, lector/a. Dicen por ahí que si no dejas un comentario tendrás viruela demoníaca. ¡EN SERIO! No querrás sufrir de eso, ¿o sí? Yo que vos dejaría un comentario bien bonito.
Primero que nada, gracias por leer esta entrada y visitar el blog, significa mucho. El blog crece gracias a todos ustedes.
¡Un besote!

____________________________________________

En cumplimiento de la política de privacidad RGPD. Información básica sobre protección de datos:

Responsable » Julieta Ninno (aquí, servidora)
Finalidad » moderar los comentarios
Legitimación » tu consentimiento
Destinatarios » los datos serán guardados por el sistema de comentarios de blogger
Derechos » tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

________________________________________